Poemas
La cigarra y la hormiga

viernes, 23 de septiembre de 2016











LA CIGARRA Y LA HORMIGA


¡ BUENOS DIAS AMIGOS CUENTISTAS!

Puedo decir así no?
Si los que hacen verso son poetas y ellas poetisas, creo que los que
hacen cuentos deberían llamarse Cuentistas, en el buen sentido de la palabra.


Voy a contar, tal como yo lo recuerdo,
este archiconocido cuento, ok?
que me contaron ya de pequeñita.


LA CIGARRA Y LA HORMIGA
>>>>>>>>O<<<<<<<<<





Era un precioso día de verano ¡ radiante, luminoso, caluroso !
y todas las hormiguitas hacendosas trabajaban.
Bien organizadas, tal como es su línea de conducta,
llenaban sus despensas de comida,
de trocitos de madera,
de todo lo necesario para cuando llegase el invierno,
hiciese frío y la nieve lo cubriese todo,
tener provisiones suficientes, para sobrevivir
a tal dura y larga estación.

Y una cigarra perezosa cantarina,
subida a un árbol se moría de risa,
al ver los esfuerzos de las trabajadoras,
¡ Que pena, desperdiciar aquel hermoso día de sol trabajando
, que locas estas hormiguitas !

- Chicas dejar de trabajar, venir a cantar,
que es verano luce el sol y es día feliz- decia la cigarrita.

- Cállate vaga y perezosa cigarra,
y aprovecha el buen tiempo para llenar tu despensa,
que cuando lleguen los fríos no vas a tener nada que comer
, ni leña para tu hogar.

- Ja ja ja ja, se reía alegre la cigarrita,
y seguía ! Trailara la ra la la! ¡ La ra la la la!,
cantando alegre y dichosa, pero muy perezosa.

¡Y así un día y otro, y otrooooooooooooo !

El verano se fue, llegó el Otoñó lluvioso,
y detrás de él, un invierno frio,
¡ terrible !con mucha nieve,
y ahora eran las hormiguitas las que felices en sus casitas,
muy confortables con calorcito y comidita,
cantaban alegremente, sin problemas ni preocupaciones,
pues tenian de todo y nada les faltaba.
Todo había sido debidamente previsto para aquel largo encierro.

Mientras sobre la nieve se arrastraba la pobre cigarra,
muerta de frio y de hambre llorando y suplicando ...

- Amigas, dejarme entrar en vuestras casitas,
que tengo hambre y frio, rogaba y lloraba .

- Si hubieses hecho caso de nuestros consejos,
mientras vagueabas todo el día, esto no te hubiese sucedido,
ahora no pasarías ni hambre ni frío,
así le contestaban las hormiguitas
y ninguna le quería abrir la puerta...

Pero...

Una de ellas apesadumbrada dijo

- No podemos dejarla morir de hambre y frío,
eso no será caritativo, debemos de perdonar sus burlas y ayudarla,
al menos este año.
Esperemos que haya aprendido la lección, y le abrió la puerta

- Pasa cigarrita- le dijo, y le dio  una mantita
y una tacita de te calentito que reconfortó a la cigarrita,
quien triste se puso a llorar y dijo

- Gracias hormiguita, desde ahora yo también trabajaré,
pues es dura la lección que he aprendido.

Y así, ya todas, hormiguitas y cigarrita pasaron un buen invierno,
dentro de sus alegres casitas,
mientras fuera seguía nevando,
nevando y nevandooooooooooooo!

>>>%<<<<<<<>>>>>>%<<<
Un consejito:

En los buenos tiempos no te duermas en los laureles,
trabaja y provee para cuando vengan los malos.

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<


Comentarios sobre este poemaEnviar a alguien
Deja tu opinión:
Usuario:      Contraseña:           Registrarse

Buscar poema introduciendo algún elemento del título o de su contenido:

Lista de los últimos poemas         Lista de categorías




  Inicio | Biografía | Poemas | Chat | Música | Libro de visitas | Enlaces | Registro  
Fondo musical: Johan ,Strauss---
Agregar a Favoritos
Recomienda esta web
© Ann Louise Gordon Stewards 2020

contador gratis para blog