Poemas
El respeto ajeno...

sábado, 2 de enero de 2010











Fui por la orilla del mar, susurrándole al viento,
hablando con las gaviotas,
preguntando por ti,
más tarde  a las estrellas,
y el silencio más absoluto
fue mi única respuesta...

¡ Te necesité  amigo mío...  !
¿Dónde estabas?
así pasaron diez días,
más tarde ya fueron más de quince
y al fin comprendí...
Me hiciste daño.¡ Mucho, mucho daño!
Sentí profundo dolor, incomprensión y tristeza
ante tu descortés actitud y cruel silencio,
fue desmoralizador y tan angustioso para mi.
Jamás había sido víctima de un repudio así.
Pero heme aquí, de nuevo
Sabiendo que todo eso  ya quedó
muy atrás en el tiempo.
ya pasó todo
Ahora  ya estoy de pie,
caminando por la vida y sé cuan cierto
es aquel dicho...


" No podemos evitar el viento,
pero podemos construir molinos"



que me recordaba  a mi padre,
desde su ayer, expresando que jamás
debía rendirme ni sentir tristeza, ni pena  por los actos
desconsiderados de los que los demás
me hagan objeto y víctima propicia,
sino por los malos actos que, contra otros, realice yo.
y, que además    de todo suceso negativo
debo extraer la oportuna moraleja positiva
y certera
Y adaptarla a mi modo de vida…

Algo así, en este caso,
No podemos evitar que sople el viento,
pero su esforzado soplo debe servir para algo,
si construimos molinos y canalizamos esa energía
el esfuerzo no será en vano…

Una vez más, ya no pongo en duda que
para  realizar mi  travesía, por esta vida,
voy a necesitar ¡ SIEMPRE! de alguien que
pueda mirarme a los ojos con afecto,
cuando me expreso y digo lo que siento,
aquello  que me habita y conforma mi alma.
Alguien que , de buen grado,
intente escuchar lo que tengo que decir,
oír  mis alegrías y tristezas
respetando  las razones que me asisten
aún cuando no alcance a comprenderlas.

Deseo que sea, alguien  bueno, dulce y comprensivo
de mirada bondadosa y corazón tierno
que sea paciente conmigo y,
no se anticipe a  juzgarme  a priori,
sin conocerme;
que respete mis sentimientos.
y desee  que nos demos,
apoyo moral y  nos ofrezcamos mutuamente
el  brazo, el uno al otro,
para cruzar, algunas  calles conflictivas de la vida,
si coincide que vayamos juntos por ellas
y sintamos que desfallecen
nuestras fuerzas.

Alguien a
quien, de verdad,   interese mi amistad,
y sepa  que puede darme su opinión
sincera, sin temor a disgustarme.
Lo mismo que yo a él.
Que esté capacitado para juzgar,
aunque esta no sea la función de un verdadero amigo,
Pero que si juzga
lo haga, de un modo honesto y justo,
desde la humildad de todo corazón
no desde la prepotencia  de la vanidad
y la soberbia,
logrando así abrir sus ojos y verme,
comprendiendo
que yo también SOY y moro sobre la superficie
de la tierra,y por ello...
¡ Siempre prevalezco en mi!
porque auno a las mil ansias   y sentimientos,
de un  humano, dulce., sensible,
y comunicativo.
el vigor y fortaleza
de una poderosa fe y esperanza,
asentadas sobre los pilares
firmes de la roca.

Es muy cierto  que en este mundo de hoy,
donde hay seres indiferentes e insolidarios.
que van , cada cual a lo suyo,
son  muchos los que pasan a mi lado sin verme,
pero eso no me acontece a mi,.
lo digo honestamente, porque yo siempre
los veo,
miro su rostro,
sus ojos,
busco la sonrisa de sus labios
Y espero dar y recibir
la gentileza de un trato considerado, amable
por ello, alguien como yo,
necesita hallar a  “ otro alguien” que,  
crea en ese sentimiento de  afecto puro, sincero
y, desinteresado,
que es…

¡ LA VERDADERA AMISTAD!!

Porque ¡ Siempre!
vamos a necesitar seres que nos comprendan
y a los que podamos  comprender,
que sepamos disculpar,
nuestras mutuas limitaciones y fallos,  
tantos errores y carencias
y que, no  por eso,  abandonemos  la amistad, o demos  de lado
al afecto y,  menos aún,
si se hace de un modo desconsiderado,
cruel y desdeñoso,
para relegarnos a  la inexistencia…
dejando ¡ Muy a las claras,
  al descubierto que no se fue, ha sido o será jamás...

¡AMIGO!.


No preciso  alguien con  ínfulas de semidios
que  me haga a un lado, por haber sido sincera y expresar
lo que siento;
por no saber mentir y  negarme a tributarle  ese halago gratuito,
esa falaz adulación,
que insulta a quien lo prodiga tanto o más
que a quien la recibe,
ofreciéndole esos decires gratos y placenteros,
que a tantos agradan y compran la voluntad
¡ No, No quise amigo mío!
porque yo te respetaba
por todo ello y mucho más nacido, en mi,  
de tan breve amistad
si así se puede llamar
a mi afecto,
por tan sólo  mostrarme tal como soy;
honesta,  sincera y noble,
¡ Sin  dobleces,
fui erradicada.

Como siempre tomo buena nota, de esta nueva
lección de la vida
sabiendo una vez más que …

Necesito alguien que NO sea águila altiva,
y habite las  cumbres inhóspitas y frías
sino  a otro “alguien” que cual yo,
sea  un simple  pajarillo humilde y cantarín
y juguetón,
al que no le  importe no poder SER ÁRBOL,
pues no sufre ni se desespera por ello,
sabe que sólo es  una  humilde hierbecilla verde,
fresca, tierna y jugosa
de las praderas de YO SOY,
alguien que   no es poderosa
pero que es,  nada menos que,  
otra de las muchas  criaturas simples y buenas,
que se alimentan de las risas y llantos
de los que a su lado moran sobre la  bendita tierra,
porque, a estas alturas de la  vida,
está totalmente convencida que
eso que se llama

¡FELICIDAD!

No se alcanza,  por la grandiosidad de lo que seamos
o por la importancia de la que queramos revestirnos,
sino por la VERDAD que encontremos en lo que
realmente podamos  ser...!


*

Anny Louise Gordon
l.h.q.c.e.l.l.
Derechos Reservados
© 2010
Music
Michael Pépé
L' Apaisement  
.
.


Comentarios sobre este poemaEnviar a alguien
Deja tu opinión:
Usuario:      Contraseña:           Registrarse

Buscar poema introduciendo algún elemento del título o de su contenido:

Lista de los últimos poemas         Lista de categorías




  Inicio | Biografía | Poemas | Chat | Música | Libro de visitas | Enlaces | Registro  
Fondo musical: Johan ,Strauss---
Agregar a Favoritos
Recomienda esta web
© Ann Louise Gordon Stewards 2020

contador gratis para blog